«Los políticos no son libres, son siervos de su ignorancia»


Entrevistador: Ramón Carmona

Entrevistado: Armando Ramos

Fuente: Diario de León 

Escrito en 2011 y podría publicarse  hoy mismo

Armando Ramos, autor cepedano, acaba de publicar un ensayo. En Cartas Africanas. La Sociedad Mariposa, su segundo libro que analiza a la sociedad española, a la que llama Obamba, se encuentra la correspondencia de un ilustre africano, Lamboni, que envía cartas a su antiguo amigo Savio. En el libro, y sus cartas, analiza las entrañas de parte de la sociedad española desde la ilustrada mirada de un hombre que critica el país. El escritor utiliza su bagaje profesional y humano para constreñir los problemas de una sociedad que es «inconstante, inconsciente, ligera y despreocupada». Una sociedad, o mejor dicho parte de ella, que tolera las más abruptas conductas de quienes les gobierna, administra o informa. Al final del libro, Lamboni se pregunta hasta qué punto esta es una sociedad democrática.

—Es su segundo libro de género epistolar, en ambos analiza la sociedad utilizando un símil animal. ¿Por qué de sociedad avestruz a sociedad mariposa?

—En el libro Sociedad Avestruz Savio (pseudónimo del escritor) se daba cuenta de que algunas personas vivían por encima de sus posibilidades, pensando que la vida no tiene vuelta atrás, la gente escondía el ala debajo de la cabeza como los pájaros y ahora con la crisis tenemos a cinco millones de parados y a los indignados en la calle. Esta es la sociedad mariposa donde critico la actitud de nuestro país, al que he llamado Obamba. La crítica es de cómo veo a esta gente que era muy vistosa, tenía buena economía, era opulenta y sin valores y ahora, después de que el gobierno tirara el dinero, la población se concentra en criticar a los otros: el sistema, EE.UU., la banca…

—En ‘Cartas Africanas. La Sociedad Mariposa’, ¿trata sobre la política o la sociedad?

—Más que política trata de ver socialmente a los políticos. Desde las cartas de Lamboni puedo criticar sus actitudes, como desprecian a la sociedad. Por ejemplo, el trato que dan a las víctimas del terrorismo, que es una vergüenza, o el poco respeto que tienen a la constitución. En la obra también hablo de los jueces, que no son independientes, del gobierno, del periodismo…

—La crisis ha levantado críticas sobre la clase dirigente. ¿Cuáles son los temas en los que se centra?

—Escribo mucho en contra de la corrupción y los políticos. La crisis ha destapado una crisis del sistema, el gobierno ha malgastado mucho el dinero y después se han destapado los huecos en las autonomías y los ayuntamientos. Savio habla claramente en el libro, él defiende que un lugar en el que la clase dirigente es corrupta, los jueces son dependientes de los poderes y a la democracia le falla el pie de la independencia es una sociedad mariposa. Los obambeños ignoran la historia, por lo que comete errores muy graves; los políticos no pueden ser libres, porque son esclavos de su ignorancia.

—La crítica de Lamboni se hace desde posiciones políticas de derechas, de izquierdas o desde la apolítica quizá…

—Como decía Armas Marcelo: a la derecha de qué, a la izquierda de quién. Me niego a que me encasillen en una posición ideológica concreta. Lamboni no es de derechas, ni de izquierdas, es un hombre culto con principios y que no sigue las posiciones políticamente correctas. A este personaje no le establecen qué debe decir, pensar o hacer. Lo políticamente correcto es para las gentes de la política, la sociedad no tiene que seguir esta pauta, tiene que actuar según sus propios principios.

—Su crítica es demoledora sobre cómo actúa parte de la sociedad, pero ¿en qué se puede mejorar?

—Si un concejal soborna a alguien va a la cárcel, cuando el presidente del gobierno no puede sacar una ley adelante paga millones de euros por unos cuantos votos a los nacionalistas. Eso es corrupción. Ese dinero no es suyo, es de los ciudadanos y parece que nadie se queja. El estatuto de Cataluña es anticonstitucional, los jueces lo han dejado claro y la clase dirigente estudia cómo violar esa sentencia. Los gobernantes pasan de la constitución y quien te puede defender actúa de forma irracional, no se puede consentir que no se cumplan las leyes.

—¿Por qué usa el género epistolar?

—Es una forma de escribir bastante conocida, lo que ocurre es que no es como las novelas, que salen como churros. Las novelas cuando se leen se colocan en la estantería y no te acuerdas de ella. Este tipo de libros son para reflexionar, hoy lees una carta y mañana otra, no tienen continuación. Este género está bastante olvidado, hay que darle vida porque es mucho más profundo que las novelas.

—¿Cuál es su próximo proyecto?

—El próximo texto trata sobre el nombre de los lugares. Antes la población, entre ellos muchos agricultores, nombraban a sus fincas, a las fuentes, el ferrocarril, los bosques o los caminos. Hay lugares preciosos que pueden perder su nombre: Peñasturón, Valdevilla, Fontañeta. Alguna de éstos provienen del astur o del antiguo leonés y es probable que cuando desaparezcamos los más viejos del lugar, nadie se acuerde ellos. He hecho un mapa del pueblo con todos estos lugares, con un montón de imágenes en color. Saldrá en 2012

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s